Google Placeres culpables: Crueles intenciones | Rebotando de una cosa a otra
Rebotando de una cosa a otra

Literatura, cine, cómics, televisión, música, amigurumis, anime, antropología barata, opiniones y todo lo que se me ocurra.

miércoles, 19 de septiembre de 2012

Placeres culpables: Crueles intenciones

Sí, han leído bien, esta adaptación en plan teenager de Las amistades peligrosas de Pierre Choderlos de Laclos es no solo un placer culpable, sino una película que he visto, por no decir disfrutado, en varias ocasiones tanto en vídeo (sí, en vídeo) como en tv.


Tal vez alguien estará pensando: "¿Por qué le gusta? Las interpretaciones son flojitas, la adaptación irrespetuosa y, lo peor, parece un telefilm de los que emite Antena 3 los fines de semana al mediodía". Y todo eso es verdad, pero forma parte de su encanto.
Crueles intenciones no es más que un divertimento descarado y sexy que lo juega todo a cuatro cartas ganadoras:
La Sarah demostrando que dos tetas
tiran más que dos carretas
1_ Un atractivo reparto televisivo al que no le importa enseñar algo de carne, aunque menos de lo que nos hubiese gustado, que consigue darle carácter a sus personajes ¿quien se atreve a negarme que Sarah Michelle Gellar (la mítica Buffy, cazavampiros) se come con patatas a Ryan Phillippe y Reese Witherspoon, teóricamente los reyes de la función y estrellas principales del film, como mala malosa llena de sensualidad? ¿Acaso alguien no se cree la ingenuidad del personaje de Selma Blair, aunque en ocasiones parezca que este colocadísima de pastillas y fuera algo mayor para su personaje?
2_ Ambientar la historia en los barrios ricos de Nueva York y convertir a sus personajes en adolescentes aburridos de la vida por tener a mano todos y cada uno de sus caprichos, por lo que para divertirse solo les queda el sexo, el alcohol y las drogas, pese a que en el fondo lo único que les pasa es que tienen el complejo de "pobres niños ricos"... ¿Les suena? Tras un intento de serie de tv que nunca paso del capítulo piloto y una secuela, la idea de esta película terminaría cuajando, por fin, en la TV como Gossip Girl.
3_ En el fondo no es más que un sueño lúbrico para adolescentes hiperhormonados que dejó para la posteridad, entre otras tórridas imágenes, el húmedo beso entre Sarah Michelle Gellar y Selma Blair:

4_ Una banda sonora llena de éxitos de la época como la imprescindible Bittersweet Symphony de The Verve.
La verdad es que no creo que Crueles intenciones tenga por pretensión acercar a los jovencitos a su original literario, sino simplemente atraer a las taquillas a un público teenager hiperhormonado, como en su momento 10 razones para odiarte (otro placer culpable/clasicazo indiscutible del cine teen de 1999 que jugaba en otra cancha), y es esa falta de pretensiones y la juguetona sensualidad de la trama que convierte a esta película en un auténtico placer culpable.

Recomendada a: morbosos y gente que no se tome la película demasiado en serio.

Lo peor: que en el ámbito cinematográfico podría haber sido mejor. Que alguien se la tome en serio.

Lo mejor: Un reparto entregadisimo, la falta de pretensiones y la sensualidad que desprende.

Lo + mejor: Bittersweet Symphony

9 comentarios:

  1. Oooh, me apunto al placer culpable; me encanta esta peli!! Y Selma Blair es de lo mejor :D

    Qué ganas de verla otra vez me han entrado, jaja.

    saluditos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues nada, a verla otra vez si se tiene ocasión ;)

      Eliminar
  2. Muy buena pelicula, a mi tambien me han entrado ganas de verla otra vez.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lo mismo que a Lillu, a volverla a ver en cuanto se pueda.

      Eliminar
  3. ya, ya pero seguro que tú no fuiste a verla al cine, jajaj. Lo mejor para mí era ese diario que salía al final de la peli. Total!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues mira, no, no la vi en el cine y tras verla por primera vez me arrepentí de ello XD

      Eliminar
  4. Una pelicula de los años dorados de los actores insípidos y con cara de asco. Pero para gustos colores. R.E.S.P.E.C.T. ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo último que busco en una película que busca levantar la líbido de un montón de adolescentes hiperhormonados son unas buenas interpretaciones, porque lo único que se pretende es mostrar caras bonitas y cuerpazos. Aún así me sorprendió, no creo que la Gellar vuelva a estar tan bien en su carrera.

      Eliminar
  5. jE, JE... QUÉ ENTRADA MÁS MORBOSILLA. cOMPLETAMENTE DE ACUERDO CON LO DE Sarah Michelle Gellar ¿Qué se habrá hecho de ella? Perdón por el descontrol de mayúsculas, el teclado me va raro. Saludos. Borgo.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar la entrada. Puedes tunear los comentarios con los siguientes códigos: enlazar (a href="url a enlazar") titulo enlace (/a). Escribir en negrita: (b) texto (/b). Escribir en cursiva: (i)texto(/i). Recuerda sustituir ( ) por < >

Blogging tips