Google Los años dulces (Jiro Taniguchi y Hiromi Kawakami, ed. Ponent Mon) | Rebotando de una cosa a otra
Rebotando de una cosa a otra

Literatura, cine, cómics, televisión, música, amigurumis, anime, antropología barata, opiniones y todo lo que se me ocurra.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Los años dulces (Jiro Taniguchi y Hiromi Kawakami, ed. Ponent Mon)

Estoy cansado de decir que el manga no es solo tetas y patadas, que, al igual que en el resto de tebeos dibujados en otros países, hay de todo: historias de amor, cotidianas, de aventuras, acción, eróticas, terror, etc... Por suerte en mi empeño puedo poner como ejemplo a una editorial como Ponent Mon, que muestra una visión del manga alejada de los estereotipos, como bien demuestra Los años dulces, adaptación al manga por parte de Taniguchi de la novela El mar es azul, la tierra blanca, de Hiromi Kawakami, editada en España por la editorial Acantilado.

Lo que nos cuenta este tebeo es una historia de amor basada en los encuentros y desencuentros (fortuitos en algunas ocasiones, buscados en otras) de Tsukiko, una solitaria oficinista de 38 años, y su antiguo profesor del instituto que le saca una treintena de años. Lo mejor es que la historia huye de tópicos, no es una comedia romántica de chica conoce a chico ni un relato de un amor crepuscular de dos personas mayores que despiertan a la vida, sino una historia sobre como un intento por paliar la soledad mientras se come y se bebe va dando paso a una historia de amor sutil, más basada en el respeto y el interés mutuo que en un torbellino de sentimientos tumultuosos y desbocados.
Todo esto se refleja en una narración pausada y un dibujo detallado, expresivo y realista que obliga al lector a fijarse en cada detalle, es una oda a los pequeños momentos cotidianos y detalles a los que generalmente no les prestamos atención.
Los años dulces es un ejemplo de como es el Taniguchi más intimista, con su ritmo reposado y su análisis de los sentimientos encontrados de sus personajes, pero sin juzgarlos ni recriminárles nada, solo observándolos.
Por cierto, atención a los dos últimos capítulos del 2º volumen, que cuentan una pequeña anécdota de la infancia de Tsukiko y que se acerca al realismo mágico que tan bien ha explotado el manga.

Recomendada a: quien quiera leer una buena historia.

Lo peor: en alguna viñeta el dibujo decae, pero a penas se nota.

Lo mejor: como se retrata a los personajes y la sutileza con la que va naciendo el amor entre los protagonistas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar la entrada. Puedes tunear los comentarios con los siguientes códigos: enlazar (a href="url a enlazar") titulo enlace (/a). Escribir en negrita: (b) texto (/b). Escribir en cursiva: (i)texto(/i). Recuerda sustituir ( ) por < >

Blogging tips