Google Reseña cine: El gabinete del doctor Caligari (Robert Wiene, Alemania, 1920) | Rebotando de una cosa a otra
Rebotando de una cosa a otra

Literatura, cine, cómics, televisión, música, amigurumis, anime, antropología barata, opiniones y todo lo que se me ocurra.

martes, 1 de abril de 2014

Reseña cine: El gabinete del doctor Caligari (Robert Wiene, Alemania, 1920)

Hacía mucho tiempo que tenía ganas de ver El gabinete del doctor Caligari, así que cuando la encontré hace un par de semanas en la biblio de Valencia decidí que era el momento de saciar mi curiosidad sobre esté clásico del cine impresionista alemán.

Franzis y su amigo Alan acuden a una feria donde el Doctor Caligari presenta un espectáculo protagonizado por Cesare, un sonámbulo capaz de responder con total exactitud a cualquier pregunta. Lleno de curiosidad, Alan pregunta hasta cuando vivirá, siendo la respuesta que hasta el amanecer del día siguiente. Cuando su cuerpo es hallado asesinado, Franzis decide investigar la verdad tras la muerte de su amigo y la certera respuesta del sonámbulo.


Dejando de lado la historia, cuyo desarrollo llega a ser realmente sorprendente, lo que realmente me ha encantado de la película es su particular estética. Cada plano es una pequeña obra de arte en si mismo lleno de significado gracias a unos escenarios que se alejan de la realidad para acercarse más al mundo interior de los personajes. Los fondos, pintados sobre telas y papeles, son hipnóticos, hay momentos en los que me centraba más en observar los escenarios que la acción, y es que son alucinantes (en todos los aspectos), gracias a las perspectivas que crean y las sensaciones que transmiten. Me hubiera encantado haber podido verlos a color para poder disfrutarlos completamente.

Pocas películas pueden presumir de tener tanta personalidad, ser tan icónicas e influyentes. Podemos encontrar elementos de El gabinete del doctor Caligari (y en general del cine expresionista) en el cine negro americano de los 40 y 50 o, viajando a tiempos más cercanos a los nuestros, en la filmografía de Tim Burtom (innegable en el caso de Eduardo Manostijeras), en Dark City e incluso en la saga El cuervo (es evidente que se fijaron mucho en la figura de Cesare para la creación del personaje principal).

En fin... El gabinete del doctor Caligari es una obra maestra que hay que ver, una película que sorprende tanto por una historia que engaña con su estructura como por su elaborada e influyente estética.

Recomendada a: quienes no les importe enfrentarse a una película muda para así poder descubrir un gran clásico.

Lo peor: lo poco acostumbrados que estamos a características del cine mudo como la sobreactuación de los actores* o los subrayados.

Lo + peor: los rótulos originales en alemán, con una tipografía muy curiosa a tono con la estética general, son cubiertos por otros horrorosos hechos con ordenador con el idioma con el que eliges ver la peli que te hacen sangrar los ojos.

Lo mejor: esa estética tan icónica y llamativa y la sorpresa final.

El dato curioso: pues resulta que la película tiene esta estética por pura casualidad. Hans Janowitz, guionista de la película, quería que los escenarios fueran pintados por Alfred Kubin, pero debido a su mala caligrafía entendieron “cubist” (cubista), por lo que los fondos fueron encargados a los artistas Hermann Warm, Walter Röhig y Walter Reimann.


*A no ser que seas fan de Nicolas Cage y sus exageraciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Gracias por comentar la entrada. Puedes tunear los comentarios con los siguientes códigos: enlazar (a href="url a enlazar") titulo enlace (/a). Escribir en negrita: (b) texto (/b). Escribir en cursiva: (i)texto(/i). Recuerda sustituir ( ) por < >

Blogging tips